Imagen

Muchísimas gracias a los que habéis asistido a la clase inaugural de Espacio Cine Solaris. No esperaba la verdad tan concurrida asistencia, que ha sobrepasado pero por mucho las previsiones. Y además creándose una intensa dinámica de debates e intercambios de impresiones, alrededor de la obra de David Fincher. Ni nos hemos dado cuenta de que nos habíamos pasado ya media hora del tiempo previsto.

Hemos realizado un profundo análisis de ‘Zodiac’, de su reflejo de una circunstancia social (los efectos del 11/S y la creciente sensación de vulnerabilidad y la necesidad de dar rostro a la amenaza); la elaborada construcción narrativa (amplificable al resto de su filmografía) en donde la primera secuencia tiene su eco en las finales (de las fachadas, apariencias, al rostro; de un plano general a un primer plano); Las resonancias de la figura del laberinto: la circulación en una realidad aleatoria (el empleo figurativo de los coches); el uso del fuera de campo (en la planificación y en la dramaturgia: lo visible y lo no visible); el tenebrismo pictórico (la presencia de las sombras): la mirada obsesiva, enajenada, la mirada incógnita y la mirada herida. Con La habitación del pánico, a través de dos secuencias, completamos el trayecto dramático que vive la protagonista (un plano, con travelling de acercamiento, sin contraplano; y otro, también con travelling de acercamientos, con dos elocuentes contraplanos que reflejan lo que ha dirimido tanto en la peripecia externa como, sobre todo, interior o simbólica). El análisis del uso simbólico de la competición de remos tanto en La red social (la secuencia bisagra de la competición, pero también la inicial, la discusión con la chica que le abandona y que determina toda la acción despechada de Zuckerberg; y las secuencias de House of cards (el diálogo ante una pintura; y el aparato que tiene el protagonista en su sótano). Y un análisis de la secuencia introductoria de Seven (modélica en definir personaje principal, y en tratamiento espacial: el uso de las verjas en el primer diálogo en exterior: relación del protagonista con su doble, el asesino, el que no retiene su frustración y desilusión con un metrónomo que crea ilusión de dominio y equilibrio)

 

La próxima sesión, aprovechando el estreno de la excelsa Sólo los amantes sobreviven, de Jarmusch, las derivas y conexiones se realizarán a través de su filmografía, de sus desplazamientos y tránsitos y circularidades, y enlaces con Van Sant (La trilogía de la muerte), Kelly Reichardt, Jean Pierre Melville ( y otros ecos del pasado: Ozu, Keaton, Ray), Thomas Alfredson ( y otra singular mirada sobre los vampiros), y el cine independiente norteamericano no estrenado, entre otros.

 

 

 

Anuncios