Chastain final scene_opt

Kathryn Bigelow vuelve a la carga con ‘The true american’. Ya que levantó tantas ampollas su anterior obra, ‘La noche más oscura’, ahora vuelve decidida hurgar más en la llaga patria. En Espacio de cine Solaris nos preguntaríamos por qué suscitó tanta perplejidad el final de ‘La noche más oscura’, por qué tantos se preguntaron por qué lloraba la protagonista si se acababa de matar a Bin Landen, por qué parecía molestar, por qué era tan nulamente triunfalista. Por qué fue acusada la obra de apología de la tortura. Por qué incomodó tanto a cierto sector político. Por qué propició cierto ninguneo tras una primera recepción entusiasta. Ahora Bigelow vuelve con el relato de un creyente de la supremacía blanca, John Stroman, el hombre que por patriotismo, tras el atentado a del 11/S, decidió acabar con todo arabe que se pusiera a su paso, aunque los primeros que fueron abatidos fueron un pakistaní y un hindú ( al fin y al cabo, también extranjeros, o en el mismo saco de los arabes). Hirió a un tercer hombre, bengalí, quien llegó a perdonarle, y a interceder para que no fuera ejecutado. Pero a Stroman se le aplicó la inyección letal en el 2011. Quizás algunos ahora sí lleguen a entender por qué lloraba el personaje de Jessica Chastain en ese conmovedor y bello final. Aunque lo dudo.

Anuncios