Esta extraordinaria apertura de ‘Moonrise’ (1948) fue una de las primeras secuencias proyectadas para ilustrar el refinado arte de las transiciones, un siniestro juego de sombras que penden, (y penderán en el ánimo del protagonista cuando crezca). Este próximo jueves seguiremos explorando otras imaginativas formas de realizar transiciones (entre planos, entre secuencias, o secuencias de transición, todo un ejercicio de sintesis)

Anuncios