Imagen

ImagenImagen

Hay una composición de plano que es recurrente en ‘El protegido’ (Unbreakable, 2000), de M Night Shyalaman,, ya manifiesta en la secuencia del tren, donde se encuadra a David a través de los asientos…esa sensación de espacio comprimido, angostado, de tunel en el que se está prisionero…composición que se ‘replica’ en el citado plano en el estadio de su figura a contraluz, o en su conversación con Eliah en el estadio, cuando le plantea que quiza tenga algún ‘don’, un poder empático que le haga percibir las energias negativas en los demás; Eliah entre los estantes del video club cuando cree que David se muestra remiso a creerle; David en el oscuro pasillo de su hogar, cuando recibe la llamada de Eliah, diciéndole que el agua es su ‘kriptonita’, su punto débil como todo superheroe tiene…
O Eliah encuadrado ante las escaleras que debe bajar si quiere corroborar que aquei hombre llevaba la pistola que ‘sentía’ David, y que puede suponer un riesgo de caida y que se quiebre sus frágiles huesos (por eso piensa que es el opuesto de David, por su enfermedad de los huesos, que ya le ha supuesto 52 fracturas); incluso la cena de David y Audrey, en su ‘primera cita de reinicio de relación’ en el restaurante, en ese lento travelling de acercamiento desde el plano general, flanqueados por figuras oscurecidas de otros comensales, hasta que el encuadre sólo se centra en ellos…
Al fin y al cabo, su acercamiento es una oportunidad tanto de que su relación reviva, como de que el propio David resucite su voluntad, su espiritu vital, alguien de nuevo presente en el mundo (añádase los cálidos colores de esta escena, contrapuestos a los gélidos que dominan el film)…y por fin, cuando ya está convencido de que quizá tenga ese don, y acude a un espacio público ( sale al exterior, afirmandose en lo que es), la estación, David, de hecho, sale de un tunel…

Anuncios