Una secuencia, unos travellings (deslizamientos), en la secuencia umbral de ‘Laura’ (1944), de Otto Preminger, que analizaremos en el apartado que dedicaremos a los movimientos de cámara en ‘Cuatro espacios de cine’, a partir de Enero.

ImagenMcPherson (Dana Andrews) acude a la casa de la fallecida, recorre sus habitaciones, mira sus cartas, contempla arrobado el retrato de Laura, y se queda dormido ante el mismo, arrellanado en el sofá.La cámara se desplaza envolvente y suavemente por la habitación, oímos que alguien abre la puerte, y la cámara se desliza hacia la entrada, donde descubrimos que quien ha entrado es Laura en persona. ¿Cómo es posible? ¿Es un sueño de McPherson, la proyección de sus anhelos, fruto de la pasión que ha empezado a sentir por esa mujer, o por la imagen que proyectan los relatos sobre ella? ¿O no es así, y realmente, no era ella la que estaba en casa, y quien la mató se confundió de mujer, dado que la mujer estaba en la penumbra cuando le abrió la puerta, y todos han creído que la fallecida es Laura, porque el rostro de la asesinada estaba destrozado?. Todo puede ser.

11. Laura

Anuncios